Cuidado con el canto de las encuestas

Cuidado con el canto de las encuestas

Encuesta Reforma

 

 

Dudas y credibilidad

 

Yo insisto en que tengamos cuidado con el canto de las encuestas. Las encuestas no sirven para tomar la decisión del voto. Puede hacerse —como se hace—, pero eso no significa que se tome la mejor decisión.

 

Las encuestas son una simple medición de lo que en el momento podría suceder, de ahí que mi lectura es que no debemos sorprendernos por sus resultados, por la simple y sencilla razón de que todos estos estudios del mercado electoral nos acostumbraron, desde el inicio de las campañas, a cosas como el hecho de que se hable de que la elección se cierra entre Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador con una diferencia de 4 puntos.

 

Platicando con Roy Campos, de Consulta Mitofsky, él me decía y todavía insiste en que no le demos importancia a los números. En parte tiene razón, pero sí cabe, como cabía entonces, la precisión en el sentido de que la extrema variación en los resultados que presentan una y otra encuestadora lo que provoca son dudas y por lo tanto la pérdida de credibilidad en estos ejercicios.

 

Por otra parte le doy la razón al director de Mitofsky en el sentido de que la lectura debe estar en lo que la mayoría de las encuestas nos están tratando de decir. Y aquí viene lo interesante, pues desde el arranque de las campañas proselitistas, todas las encuestas han dicho que Enrique Peña Nieto va en primer lugar; hasta hace un par de semanas todas coincidían en que Josefina Vázquez Mota iba en segundo lugar, hasta que María de las Heras de Demotecnia dijo que no, que había un empate técnico en el segundo lugar y que incluso Andrés Manuel podría estar rebasando a la panista.

 

En síntesis, lo que Reforma nos está diciendo ahora sí es muy radical, pues en abril nos aseguraba que Peña Nieto tenía una amplia ventaja de 13 puntos sobre el segundo lugar que era Josefina Vázquez Mota, y ahora resulta que no solo la panista se cayó al tercer sitio, sino que Andrés Manuel ya está a 4 puntos de alcanzar al priista.

 

Mi lectura insisto, es que como potenciales votantes que somos, no le hagamos mucho caso a las encuestas, dejemos que los políticos y los candidatos se ocupen de ellas y nosotros pongamos en la balanza otras variables para tomar una decisión a la hora de votar. Claro, nada nos quita una lectura puntual de lo que nos quieren decir las encuestas, que no sus números.

 

Paúl Mercado. Colaboración del viernes 1 de junio de 2012 para el programa de radio Noticias en Punto del periodista Enrique Gutiérrez.

 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Totalmente deacuerdo las encuestas pueden ser muy subjetivas sobre todo a sabiendas de quien está detrás de la encuesta y cual sea el objetivo de la misma. Lo importante es estar informado y benditas redes sociales que nos permiten pasarnos la voz, pasarnos la información, difundirla y sembrar la “semillita de la duda” en mis amigos los incrédulos, los escépticos, los indecisos, y los apolíticos…

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s