“Es hora de demandar” | Entrevista con Gilberto Lozano

El ciudadano ya se cansó de los malos gobiernos, de vivir en una nación rica pero saqueada por políticos y funcionarios a los que no les interesa el bienestar social, sino el propio y el de sus familias. Por eso existe hoy en México el Congreso Nacional Ciudadano (Conaci), organismo cuyos representantes encontraron la motivación de cambiar las cosas no solo en el hartazgo que genera la pésima conducción que hacen del país los mandatarios y sus empleados, sino también en la Constitución.

Y es que para ellos el artículo 87 es muy claro, pues tras el juramento que hace un gobernante al asumir el cargo, existe la posibilidad de un reclamo social en caso de que no cumpla con el encargo: “Y si así no lo hiciere, que la nación me lo demande”.

Gilberto Lozano, líder del Conaci, hizo una escala en Culiacán el pasado 15 de mayo (de 2014), antes de presentarse en el puerto de Mazatlán como parte de su recorrido por el país para despertar conciencias.

Con el lema Solos somos una gota, unidos somos un tsunami, arremete contra el sistema político mexicano: “(Los políticos) juraron cumplir y hacer cumplir la Constitución y piensan que el pueblo nunca les va a demandar nada, pero ya empezamos a hacerlo”.

El Conaci busca construir una ciudadanía participativa, firme, pacífica, informada, pero con una idea muy clara: que se convenza de que quien manda es el pueblo y que los servidores públicos son sus empleados.

 

¿De qué se trata?

—De demandar que los políticos cumplan con su trabajo, y si no, de revocarles el mandato. Esa es nuestra acción.

 

¿Cómo se puede lograr esto, con qué instrumento?

—Está en la Constitución. El artículo 39 marca con claridad que el poder dimana del pueblo y que este tiene el derecho de cambiar el sistema de gobierno si no le beneficia.

 

¿Cuánto va durar esta lucha?

—Nos va a tomar años, toda una generación, porque el movimiento es pacífico.

 

Lozano considera que el juego de la política ha sido perverso, pues cada vez hay peores servidores públicos, más corruptos, y hasta orgías políticas, en donde los azules se juntan con los amarillos para poner a los rojos de gobernadores. Y aunque ironizó no saber si era el caso de Sinaloa, el ejemplo quedó claro.

Critica por igual a los ciudadanos por ser apáticos y cobardes, con lo que solo generan una sociedad débil y mediocre, donde los más ladrones, brutos y corruptos gobiernan.

“No queda otra más que la presión social pacífica. Buscamos líderes ciudadanos mandantes, no buscamos seguidores, no queremos que crean en nosotros, sino en ellos”, insiste.

En Sinaloa, la participación ciudadana no está en pañales, no ha nacido. Y eso es porque las voces de líderes ciudadanos que se escuchan, son normalmente para buscar hueso, para ser parte del sistema.

 

Publicado el mes de septiembre de 2014 en la revista ESPEJO.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s