DENGUE: ¿QUÉ DICE LA CIENCIA? | Una propuesta del Dr. Cháidez Quiroz

En Sinaloa, pese a que desde el huracán Manuel (septiembre de 2013) el problema del dengue ha sido constante y llegó para quedarse, las medidas para contrarrestarlo son las mismas. Ante ese escenario, una propuesta surge desde la ciencia.

Se trata de un proyecto de investigación que impulsa el Centro de Investigación en Alimentos y Desarrollo (CIAD) apoyado en un estudio del Dr. Cristóbal Cháidez Quiroz.

Galardonado en noviembre con el Premio Sinaloa de Ciencia, Tecnología e Innovación 2014 en la categoría de Ciencias Naturales y Exactas, el científico desarrolló una Estrategia de Investigación para el Control del Dengue, en cuyo diagnóstico advierte que pese a que Sinaloa es líder, en los últimos años, en incidencia de dengue en México, se invierte poco o nada en investigación asociada al control del vector y el virus del dengue.

Sobre el abate (Temefos), advierte que es un plaguicida cuyo contacto prolongado a humanos puede ser tóxico. Por ello varios países lo han restringido, pues además, el mosco se ha hecho resistente a él.

Incluso aquí, el Sector Salud ha empezado a usarlo de forma controlada.

 

ACCIONES ESTRATÉGICAS

 

Áreas prioritarias de impacto: es urgente desarrollar herramientas para un control sustentable del mosquito en comunidades endémicas. Varias estrategias están en proceso de investigación tanto en laboratorio como en prueba de campo. Algunas son:

– Materiales tratados con insecticidas (Insecticide-treated material) para uso en hogares.

– Cortinas

– Ventanas

– Cobertores

Existen trabajos de campo en México y Venezuela que han mostrado resultados promisorios.

 

Ovitrampas letales (Lethal Ovitraps): Incorporado con insecticida, recolecta larvas, pupas y mosquitos adultos. Reduce las poblaciones de mosquitos. Atrapa hembras grávidas.

 

Ovitrampa CRISPP con atrayentes: Evaluada en condiciones de campo en la ciudad de Tapachula, Chiapas, durante el periodo de junio-septiembre de 2011.

 

Mosquitos genéticamente modificados. Existen dos métodos:

Supresión de la población de mosquitos que reduce al mínimo la transmisión del mosquito. ¿Cómo? Esterilidad, reducción de la longevidad y reducción de la sobrevivencia de la larva y pupa.

Y, remplazo de la población, que reduce la transmisión del virus. ¿Cómo? El apareamiento puede alterar la transferencia genética de la población silvestre de mosquitos.

 

La propuesta incluye elevar a la ciencia y la tecnología como herramienta de desarrollo para ubicar a Sinaloa en el primer eslabón de economía del conocimiento.

Para ello se requiere de inversión, cuyos beneficios serán la solución a problemas sociales y de salud pública. Al mes de noviembre, durante su comparecencia ante el Congreso, el Dr. Ernesto Echeverría admitió que se han invertido 64 millones de pesos en campañas contra el dengue, pero la
incidencia sigue siendo elevada.

La idea también es promover la creación de programas de investigación en centros e instituciones de educación superior que permitan aportar soluciones a la problemática del dengue y de otros microorganismos que se transmitan por vectores. Para la comunidad científica es claro que solo a través de la ciencia se podrá resolver el problema.

QueDiceLaCienciaB

Publicado el jueves 4 de diciembre de 2014 en la revista ESPEJO bajo el título: Dengue, ¿qué dice la ciencia?

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s