Las dos caras de Sinaloa | Entre el antifaz del carnaval y la inquietante inseguridad

Los reflectores están puestos sobre Sinaloa, sin duda. Por un lado, este jueves 23 de febrero dio inicio el Carnaval Internacional Mazatlán 2017, uno de los tres más importantes del mundo; pero por otro, la inseguridad ha obligado a la movilización y estado de alerta de las fuerzas de seguridad para evitar que la violencia escale y se desborde.

Desde temprana hora de este “jueves de carnaval”, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, policías municipales y agentes federales, llevaron a cabo un gran despliegue de seguridad y prevención por distintos puntos de la sindicatura de Villa Juárez, en Navolato.

Vecinos de dicho lugar, que en últimas fechas se ha visto violentado por la disputa desatada “por la plaza” al interior del cártel de Sinaloa, justo después de que el Chapo Guzmán fuera extraditado a Estados Unidos, dijeron a ESPEJO que la “cosa está fea” y que la presencia de tanto policía da más temor que tranquilidad, pues parece predecir que “algo grueso va a suceder”.

Sin embargo, el Gobierno del Estado, por medio de un comunicado oficial hecho llegar a los medios de comunicación, hizo saber que este operativo es parte de una acción para mantener presencia policial permanente en la comunidad, con el propósito de regresarle a la ciudadanía su tranquilidad y generarle condiciones para que retorne a sus actividades normales.

 

LO DIJO:

“La Secretaría de Seguridad Pública estatal, en coordinación con autoridades policiales del municipio de Navolato y la Federación, realizaron la mañana de este jueves un recorrido de supervisión por la sindicatura de Villa Juárez, esto con el objetivo de mantener permanentemente vigilancia policial”.

—Comunicado de prensa del Gobierno de Sinaloa.

 

Villa Juárez. El terror del narco.

Así pues, y según el Gobierno del Estado a través de las autoridades de seguridad pública, se ha observado que poco a poco la población de la sindicatura de Villa Juárez se ha ido reincorporando a sus actividades cotidianas, en sus trabajos y también como es el caso de las labores escolares, donde las clases se han ido normalizando en todos los planteles de la comunidad, aunque otras versiones digan lo contrario. Lo cierto es que el ausentismo en las aulas ha disminuido.

 

La fiesta de la carne

Pero la otra cara de la misma moneda llamada Sinaloa es una auténtica fiesta: el Carnaval de Mazatlán. De hecho, es considerada la tercera más importante de su tipo que se realiza en el planeta, solo superada por el carnaval de Río de Janeiro en Brasil y el de Nueva Orleans, Estados Unidos, según lo ha publicado la revista Forbes.

El puerto de Mazatlán tiene sin duda alguna el otro gran reflector, pues prácticamente una multitud se ha dado cita en él para disfrutar de seis días de actividades carnavalescas, programadas del 23 al 28 de febrero.

Pero no todo es bonito. Previo a la coronación del Rey de la Alegría, Jorge Luna, programada para efectuarse en Olas Altas, los mazatlecos, que no los turistas, pudieron notar que de manera atípica en dicha área de fiesta, así como en la de la plazuela Machado, la presencia de militares participando en los operativos de seguridad era muy importante.

“Ellos siempre han participado en los operativos, pero para todos, incluso para las autoridades que organizan el carnaval, fue una sorpresa ver que los soldados están participando en el despliegue de seguridad en el área de fiesta como lo es Olas Altas y la plazuela Machado”, confió un periodista local consultado por ESPEJO.

Y aunque esta fuente fue reiterativa en afirmar que “lo menos que se puede decir es que nunca había sido tan notoria la presencia del Ejército en Carnaval”, otras fuentes consultadas señalaron que era algo que veían como normal.

 

El antifaz perfecto

Como quiera que sea, el puerto de Mazatlán ha sido fortificado con un gran despliegue de agentes de seguridad local, estatal, federal y militar, ello debido al ambiente enrarecido con el que inició el año, con un elevado registro de asesinatos en la zona sur del estado, y con la desbordada violencia en la zona centro, sobre todo en Villa Juárez, Eldorado y Costa Rica, a consecuencia de una lucha interna en el cártel de Sinaloa.

“El Ejército patrulla y ayuda en los operativos; está presente en los accesos a los desfiles, pero esta es la primera vez que entra al área de Olas Altas”, dijo sorprendida una fuente oficial vinculada a la organización del carnaval.

Dado el contexto de violencia que se ha vivido en Sinaloa, las fuentes consultadas consideran que es comprensible que se haya reforzado la seguridad en el Carnaval Internacional de Mazatlán, sobre todo porque para el lunes y el martes se espera el arribo de cruceros con unos 5,000 turistas a bordo.

El Carnaval de Mazatlán es definitivamente el evento más importante del año en Sinaloa, por ello se le considera uno de los tres mejores del planeta, pero en esta ocasión aparece como el antifaz perfecto de un Sinaloa que no ha encontrado el antídoto para hacer frente y poner orden a organizaciones criminales que han sembrado el terror entre la población.

 

Publicada en la edición del jueves 23 de febrero de 2017 en ESPEJO.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s